FREE ART ENSEMBLE
Iván González: Trumpet, Gong, Bells, Percussion, Bird Call, Horn, Julián Sánchez: Trumpet, Percussion, Bird Call, Horn,  Pol Padrós: Trumpet, Sea Shells, Percussion, Bird Call, Horn, Oriol Fontclara: Alto & Baritone Saxophones, Bird Call, Tom Chant: Soprano & Tenor Saxophones, Bird Call, Albert Cirera: Soprano & Tenor Saxophones, Flute, Bird Call, Àlex Reviriego: Doublebass & Electric Bass, Percussion, Bird Call, Marc Cuevas: Doublebass, Percussion, Bird Call, Ramon Prats & Arnau Obiols: Drums,
Percussion, Bird Call
Tercera publicación (cuarta con el DVD Antes existió el grito, en su versión flamenca) de este colectivo cuyo ideario estético, como recoge sus siglas, se adscribe a las agrupaciones del avantgarde de finales de los 60 y en concreto en el Art Ensemble of Chicago (AEC). Cap de toro supone, por un lado, recuperar, fortalecer y expandir los principios que les unieron en torno a ese grupo histórico y esa época y por otro supone reforzar su ideario colectivo sin invitados, antes Agustí Fernández y pronto David Murray. El colectivo como unidad musical con expresión tribal que favorece, en cierto sentido, dimensión “mágica” y “oscura” (“Ancient To The future” de la AEC).
El grupo mantiene sus criterios fundacionales basados en una amplia gama de metales, trompetas y saxos que buscan perfiles no figurativos, deformados, con la duplicidad en la sección rítmica (esta vez sin piano), manteniendo los dos contrabajos y renovando sendas posiciones de la batería con Ramon Prats Arnau Obiols.
Dos soberbias piezas de Ivan González a la AEOC, la primera con pulso contundente y rabioso, entre rock, funky y free, que nos recuerda a la Brass Fantasy de Bowie y luego, en el cambio hacia planos alargados y en suspensión con percusión latente, a Vandermark 5Dansa Xinesa, interesante y hermoso tema de Alex
Reviriego
, tiene inspiración japonesa en sus tiempos lentos de tambor y simulación del sonido shakuhachi al principio, pero se amplía melódica y rítmicamente adquiriendo un curioso “cantar” a lo Don Cherry.
La Antigüedad (Julián Sánchez) de es un juego de planos superpuestos (técnicas de dirección instantánea habituales en al FAE) que se cruzan al borde de la atonalidad, tramas que se sostienen en difícil equilibrio y que
ofrecen una versión contemporánea (el último John Cage) de la FAE.
Cap de Toro (A.Reviriego) tiene pulso rotundo y “sucio” en la sección rítmica, los metales son un desaliño caótico lanzado al viento como una embestida. Little Eril, de Albert Cirera, es un bello contraste bucólico. La emulación de sonidos de pájaros (“brid call”), como en un paseo por el campo, extiende un paisaje sonoro del que surgen melodías, accidentes y objetos concretos. Bocimarx (¿la bocina de Harpo Marx?) es un tema-conglomerado de Sánchez corto y concentrado hecho con gracia. Hombre pequeño, de Pol Padrós, despide el disco con un mensaje inverso y más amenazador que el título: una fuerza irresistible crece en nubes de intensidad inestable.

Como sucedía con el histórico Art Ensemble of Chicago, ancestros y modernidad, la elegía al pasado mitológico que salpica el cuadro de Goya de la portada, definen un trabajo crudo y mágico a la vez. El mejor hasta la fecha de esta estimulante formación.

CAP DE TORO-Discordian Records