Vuelve uno intelectuales de la Gran Música Negra contemporánea que representa el colectivo de la A.A.C.M (Asociación para el Fomento de la Música Creativa). Un laboratorio de ideas que señala el camino de la posmodernidad en el jazz, en la confluencia entre sesuda contemporaneidad y espectáculo que representa el más famoso de los grupos de allí salidos: el Art Ensemble of Chicago (AEOC) fundado en 1967. Pese a ser faro de creación, no ha sido un buen año para nuestro admirado músico, que venía de celebrar el 50 aniversario de dicha Asociación  junto algunos de sus compañeros fundacionales. La cátedra de composición Darius Milhaud que dirige en el Mills College se tambaleaba antes del verano por cuestiones presupuestarias. Al parecer aún se mantiene en ella. Su labor pedagógica es reconocida fundamentalmente por su capacidad para aunar improvisación y composición desde un lenguaje avanzado.

De todos los cerebros de la A.A.C.M, si partimos del mensaje más abstracto de Anthony Braxton al más orgánico, pasando por la personalidad intermedia de Threadgill, Leo Smith o Richard Abrams,  el de Mitchell estaría más cerca de la materia como experiencia física. Por eso dos de sus rasgos distintivos, ampliamente explorados en el AEOC, es el multiinstrumentismo y la percusión.  Pero el sello de Mitchell que llega hasta hoy desde su trabajo fundacional Sound (1966) habría que encontrarlo en la convergencia del Ornette Coleman de Free jazz (doble formato batería + contrabajo) y por el grupo reunido en Ascension por John Coltrane.

El sello personal de Mitchell que llega hasta hoy parte de su trabajo fundacional Sound (1966), que proviene de la influencia del Free Jazz de Ornette Coleman y el Ascension de John Coltrane

 

Si lo estudiamos con cierta perspectiva, todo su trabajo evoluciona partiendo de los principios antes apuntados. Incluso hace ya tiempo que Mitchell trabaja sobre una orquesta de improvisadores y desde formulaciones de compositor instantáneo de conjunto y técnicas aleatorias y performativas (John Cage). La Note FactoryNine to get ready (ECM 1999) sería el antecedente de este Bells for the South Side grabado en el  Museo de Arte Contemporáneo de Chicago durante la exposición The Freedom Principle, con la que se conmemoraba el  aniversario (1965-2015) de la A.A.C.M.

La escucha y oportunidad que define este doble disco, volviendo sobre lo dicho, es la experiencia física del sonido y de las relaciones orgánicas del conjunto que conlleva el directo. En el fluir que define su enfoque, en ese discurrir de la materia, afloran silencios, estallidos de intensidad, exploraciones tímbricas colectivas o aisladas y una distribución de densidades que suplantan a las dinámicas habituales. Su relato vital gana a partir del segundo disco y se despeja animosamente, asomando su perfil contagioso desde una nube de sonido borroso en Odwalla, uno de los temas tempranos que definen al legendario AEOC.

 

 ROSCOE MITCHELL

 Bells for the South Side

Roscoe Mitchell Sopranino, Soprano, Alto and Bass Saxophone, Flute, Piccolo, Bass Recorder, Percussion. James Fei Sopranino and Alto Saxophone, Contra Alto Clarinet, ElectronicsHugh Ragin Trumpet, Piccolo TrumpetTyshawn Sorey Trombone, Piano, Drums, Percussion. Craig Taborn Piano, Organ, ElectronicsJaribu Shahid Double Bass, Bass Guitar, PercussionTani Tabbal Drums, PercussionKikanju Baku Drums, PercussionWilliam Winant Percussion. Grabado en Chicago. 2cd. ECM Records 2017-Distrijazz