Título que empuja, que lleva al movimiento, a la determinación por cambiar las cosas. Pese a ello, el maestro sueco no se refugia en espacios de artificio sino en su trío de siempre, en un territorio fértil y confortable que roza los 20 años. Es por esa posición que alcanza su pianismo, en esa estilización tan personal como tranquila (como la de Enrico Pieranunzi o el desaparecido John Taylor) que Stenson es un creador que va más allá de un estilo o una corriente o una geografía. Inscrito en la historia de los hacedores del jazz escandinavo, impulsor de una refinación que se abría camino entre los postulados melódicos de Bill Evans (compartidos de manera puntual con Paul Motian en Goodbye ECM 2004) y los enigmáticos ángulos abiertos por Paul Bley, añadiendo los conceptos de libertad y uso del folclore de Ornette Coleman/ Don Cherry, Bobo Stenson lleva tiempo instalado en la excelencia de un expresión plena del formato trío. En su discurso convivenn clasicismo y modernidad, identidad escandinava y aspiraciones viajeras.

Desde el doble Serenity de 1999, con el que inicia un perido renovado en trío, el músico sueco invita a un relato sin centro temático aunque lo introduzca un llamativo título. De un tiempo a esta parte, como sucedía significativamente con Charles Lloyd (dentro del cuarteto en The Call), la canción latioamericana  (esenciales Alfonsina y el mar o Rabo de Nube) es lugar común en su discografía. Ya estaba en Cantando (Chiquilín de Bachín, ECM 2007) o en su último trabajo Indicum (La Peregrinación, de Ariel Ramírez, ECM 2012).

Es por ello que no sorprenda que Canción contra la indecisión abra y titule este trabajo, el primero en seis años. Lejos de ofrecer una música acomodaticia, siempre generosa pero más profunda que amable, Stenson mantiene los criterios en el repertorio  de sus últimas entregas: combinar temas lationamericanos (Silvio Rodriguez) o del folk escandinavo (no esta vez), canciones de autores clásicos (Satie, Bartók, Mompou, descubriendo en su lectura el signo cantabile impreso) y composiciones propias de los tres músicos (en mayor número de Anders Jormin). El concepto que define como pocos este veterano grupo es la conjunción del amplio aliento melódico con la dimensión rítmica, un cuidado detalle en el timbre que explora combinaciones de color en los tres instrumentos y la plena expresión colectiva, con soliloquios, del juego improvisado e incluso libre (un tema) y de esos desarrollos concentrados y guiados por una lectura inmediata.

Un gran trabajo éste de Bobo Stenson. Ofrece una música que rezuma y contagia positivismo, a través de un mensaje que no decide ir a ninguna parte sino a quedarse justo en el lugar que le corresponde, que es el de la creación plena, la del dialogo revelado: contra la indecisión.

 

BOBO STENSON TRIO

Bobo Stenson (piano), Anders Jormin (contrabajo), Jon Fält (batería).

Grabado en mayo de 2017 en Lugano. ECM Records-Distrijazz

http://www.bobostenson.com