Acercándose el final del disco, que el oyente no aprecia que avanza si no se fija en los cortes pasar, se cita un tema reconocible que primero sorprende por cómo se muestra y que luego te deja la impresión de que debería haber continuado. La música es una emoción plena y rota, como la vida… Deja esa sensación inconclusa que,  en el caso de Joshua Redman, significa un ejercicio de sinceridad que se trasluce en las notas del disco: es casi orfandad, su  alejamiento de la figura paterna.

Dewey Redman se formó al calor de los tenores de los 60 y Coltrane, con fuertes cimientos en el bop y cuya figura se revalorizó en la década de los 70 (grupos de Jarrett y Haden) tras pasar por el magisterio de Ornette Coleman (otro saxofonista de Texas),  participó en el cuarteto Old and New Dreams junto a tres de los miembros del cuarteto seminal del free jazz:  DonCherry, Ed Blackwell y Charlie Haden. Este trabajo que presenta hora su hijo homenajea tanto a este grupo creado en 1976 (ver foto de disco inferior) como al mentor de una estructura  y un sonido nuevos, de una filosofía que unía avance y tradición, folk, blues, bop y free jazz,  intrincados emparejamientos (Cherry-Coleman) y una libertad expositiva de duración abreviada e intensidad contagiosa.

Old and new dreams fue el cuarteto al que perteneció su padre Dewey Redman entre finales de los años 70 y 80. Nació para prolongar la influencia del histórico fundado por Ornette Coleman. Still dreaming  recupera este legado subrayando la memoria  paterno-filial

 

Lo más destacado de esta rendición que es Still Dreaming es que esa formulación abierta en una estructura fijada  en unísonos y veloces cambios de tiempo, con ese lirismo reivindicativo y tiempos cruzados con el empuje del bop adquiere hoy, en las manos de Joshua Redman una lectura esencial que ni pretende desvirtuar la memoria en pos de crear algo “moderno” ni tampoco ceñirse a modelo histórico.

Es la cualidad del sonido lo que más llama la atención cuando uno compara ambas formaciones. La intensidad y el calor,  la expresión fibrosa del original Old and New Dreams se convierten aquí en un ejercicio de estilización igual de virtuosístico pero más apaciguado en sus tonos. Don Cherry era acaso la personalidad  sino más relevante sí influyente de aquél cuarteto en los 70. Colocar en su posición (pocket trumpet de tesitura sobreaguda y endiablada destreza para crear figuras garabateadas) a un esteta como Ron Miles,  orfebre del sonido gaseoso, de líneas alargadas y juego armónico, es uno de los factores determinantes. Claro está que Joshua Redman (no tendría sentido ejercer de líder en un enfoque tan orgánico) no se queda atrás en inventiva y modos exquisitos.

Brian Blade, Ron Miles, Scott Colley y Joshua Redman, grupo del que emana  un sonido conocedor del valor al que tributa, pero envolviendo las intrincadas figuras del modelo en un sonido que evita los tópicos

 

“Sigamos soñando” es, pese a ser publicado por un gran sello, un disco rotundo, sin intenciones de cara a la galería, conciso pero elocuente en su expresión, sincero a fin de cuentas. El espíritu de Ornette Coleman toma forma en 8 composiciones de las que hay dos canónicas, Playing (Haden) y Comme il Faut (un Coleman poco visitado), mientras que las 6 restantes se las reparten Scott Colley y el propio saxofonista.

Se cuela en ese final que no podemos desvelar un espíritu, un eco…Una melodía que es un sentimiento trágico, acaso una despedida que nunca se produjo.

Joshua Redman saxo tenor, Ron Miles trompeta, Scott Colley contrabajo, Brian Blade batería. Grabado 2 y 3 de abril de 2017 en NY. Nonesuch 2018

Nonesuch “Still Dreaming,” track list + compra

On tour