Interesante trabajo del organista británico Kit Downes (Norwich, Reino Unido, 1986),  que ya desde temprana edad estuvo vinculado -es tradición en las Islas-  a la música sacra como niño cantor. Hay que seguir la pista que el sello ECM profesa por la creación para órgano, instrumento que nació con las catedrales góticas para elevar y llenar de espiritualidad esos grandes espacios con su respiración de altura. La primera toma de contacto en este  sello, obra aislada muy adelantada a su tiempo, fue la de Keith Jarrett en Hymns & Shperes (1976), disco no hace mucho reeditado que comentamos aquí. Es la exploración tímbrica hacia el perfil electrónico y la orquestación en el espacio los conceptos sobre los que el se trabaja el órgano de hoy. Con el acento de la tradición religiosa traída al siglo XX  por creadores contemporáneos cercanos a la fe cristiana como Messiaen (dejando atrás el peso ornamental y polifónico del órgano barroco de BachBuxtehude) y también, cómo no, de un autor inglés como Brian Eno que con su serie de mediados de los 70 renovó el sentido de amplitud en planos con la ambient music y el hecho mismo de funcionar en un contexto espacial (Music for Airports).

 

La obsidiana, vidrio volcánico con forma de cristal sin serlo, es la acertada metáfora para resumir el sonido de este sugestivo trabajo

 

Jarrett, incorporando sus desarrollos pianísticos en el órgano, por su digitación fibrosa y veloz que desarrolla en patrones repetitivos, se acercaba al sonido del Terry Riley con sintetizadores (A rainbow in a curve air, 1969). Otros músicos del sello, como los también británicos Gavin Bryars y especialmente John Surman, ambos provenientes de la escena de improvisación libre de finales de  los 60, han incorporado toda esa tradición de conjuntos corales y órgano que hay en las Islas. Fácil es identificar en el saxofonista y clarinetista el perfil del trabajo con teclados y la creación de atmòsferas repartidos por toda su discografía de los 80, pero en concreto para A briography of the Rev. Absolom Dawe (1995) y señaladamente en el díptico Proverbs and songs y Rain on the Window (2008) junto al organista Howard Moody.

 

Kit Downes, al igual que otros compatriotas suyos como John Surman o Gavin Bryars que han explorado este sonido, procede de la escena jazzística. En Obsidian sintetiza el trabajo de contemporáneos al tiempo que actualiza el de Keith Jarrett

 

Es sobre estos autores citados, sin hacer extrapolaciones ni síntesis sino desde un acercamiento intuitivo, donde se asienta esa llamada íntima al futuro que predica un instrumento del pasado en catedrales o abadías, en su resonancia natural. Es justo cómo se aborda el uso del órgano de viento (pipe) en su espacio atendiendo a las técnicas que requiere pero fijando como objetivo un uso distinto de él (melodías, timbres, pedales y planos) lo que hace atractivo e inesperado el resultado.

Downes fija otros parámetros a los de Jarrett,  es un músico de 32 años formado en la Royal Academy of Music  y como tal sus referentes parten de la música de su escena británica en el jazz o del Steve Reich (abriendo el disco King) que escribió para sonido de órgano con sintetizadores, como también del maestro por excelencia de la música religiosa contemporánea, el estonio Arvo Pärt (Black is the colour), además de músicas para cine (Odisea 2001 de Kubrick con Ligeti en Rings of Saturn). El fraseo jazzístico, algo que lo acerca no sin cierta extrañeza a  una polifonía descontextualizada pero sugestiva (Seeinig Thing, Flying Foxes y Moderns Gods), recuerda a Jarrett y al ya citado John Surman  en solitario o junto a Howard Moody. Una pieza propia, Last Leviathan, concentra todas estas voces y singulariza con brillantez el mensaje de un disco que se despide con el canto spiritual de The Gitf.

La obsidiana, vidrio volcánico con brillos de cristal, estupenda metáfora para resumir el sonido de este interesante disco.

Kit Downes– órgano de iglesia

  • St. John Snape, Suffolk.
  • St. Edmund Bromeswell, Suffolk
  • Union Chapel, Londres.

Tom Challenger saxo tenor en Moderns Gods