Con distintas formas y tamaños, desde el folclore centroeuropeo hasta el flamenco o el rock,  la popular guitarra se remonta siglos desde el laúd en Al-Ándalus hasta el barroco italiano, desde la tradición hispano-portuguesa a Brasil. Recientemente, el sello ECM ha manifestado un decidido impulso hacia este instrumento, aumentando su lista de intérpretes y favoreciendo publicaciones en solitario y en acústico y también  en versión eléctrica.

 

En su catálogo, ECM, que ha dado cobijo a algunos de los músicos más abiertos en estilos, ha dejado una profunda huella guitarrística. Los criterios de estos instrumentistas coinciden con la idea contemporánea aplicada sobre diversas tradiciones clásicas, regionales o tecnológicas, intervenidas desde distintos lenguajes de improvisación adaptables al mensaje elegido. Así, y de un modo evolutivo que concita lo acústico con un sonido eléctrico suavizado de la guitarra eléctrica,  entre dos pilares que sostienen el discurso estético como Jim Hall (el “americano tranquilo”, con el sonido sedoso y cálido de Lester Young, líneas melódicas claras y pulsación cool jazz) y un autor del extrarradio jazzístico como Heitor Villa-Lobos (Bach, timbre impresionista e inmersión en el  folclore), la guitarra en ECM  ha ido  desarrollando su sonido entre personalidades, nueva tecnología y estilos (de Charlie Christian a Jimi Hendrix) desde la década de los 70.

Durante ese decenio llegaron músicos como Terje Rypdal, Ralph Towner, John Abercrombie, Mick Goodrick, Egberto Gismonti y Pat Metheny, siendo necesario citar a Bill Connors y personalidades viajeras menos decisivas como Stephan Micus o Steve Tibbets. Luego en los 80, tras el marcado acento eléctrico de Rypdal, Metheny abordaría la guitarra sintetizada mientras que el testimonio eléctrico se ampliaba esa década con Bill Frisell, David Torn e incluso fugazmente con John Scofield. El legado árabe del oud (laúd árabe) fue cubierto por Anouar Brahem en los 90. La idea del sello era reunir autores, sonidos acústicos y eléctricos y amalgamar estilos y técnicas mixtas, clásicas o  de jazz.

Terje Rypdal, Egberto Gismonti, Ralph Towner, John Abercrombie (fallecido recientemente), Bill Connors, Mick Goodrick,  Pat Metheny, Bill Frisell…iconos de la guitarra en el sello alemán que de un modo u otro ven ampliada su influencia de sonido y estilo en esta nueva lista de autores

ECM sigue mostrando interés por manifestaciones populares que van del noreste de Argentina (Salta) a Irán, pasando por pueblos nómadas del Este asentados a orillas del Danubio. Todos estos intérpretes han adquirido previamente una sólida formación clásica que no restringe la creatividad ni la idea del diálogo improvisado como apertura. Dicha educiación, evidente en una depurada técnica, condiciona una expresividad clara y precisa y también hace posible el intercambio lingüístico con distintos folclores. Es éste un terreno propicio para la digitación clásica y el folclore con improvisación. Las publicaciones  llegan en versión acústica y en solitario, un interés que conecta con la idea, largamente practicada por Manfred Eicher, de presentación del autor que a la vez le permite un discurso unificador sobre un repertorio.

Con Pablo Márquez, músico que fue presentado al productor de ECM por un  artista imprescindible en este sello, el también argentino-salteño Dino Saluzzi, y su Musica del Delphin (de 2007, sobre un tratado de Luys de Narváez encontrado en Granada-España), Eicher abre una serie de solos que continuó José Luis Montón (guitarrista flamenco de la cantante marroquí Amina Alaoui, afincada en esa ciudad andaluza) en Solo guitarra (2012), hasta llegar  una autora tan exquisita como Zsófia Boros. Con el músico barroco Rolf Lislevand, tocando instrumentos de época, estos son algunos de los nombres que en un corto periodo de tiempo han ido engrosando de manera significativa el catálogo guitarrístico en acústico de ECM, entre los que sobresalen, tanto en solitario como a trío, el húngaro Ferenc Snétberger y el debut del guitarrista de Sting Dominic Miller.


LOCAL OBJECTS
Zsófia Boros (guitarra clásica). Grabado en noviembre de 2015 en Lugano. ECM Records 2017-Distrijazz



EN OTRA PARTE 

Zsófia Boros (guitarra clásica). Septiembre 2013.ECM Records 2014-Distrijazz

 

 

 

Dotada de una pulcritud técnica que se hace sensitiva, la joven guitarrista checa (Praga, 1980), uno de los fichajes más destacados, presentaba a solas En otra parte un disco configurado sobre temas dotados de una capacidad  lírica y una estructura reconocible propia de canción. Con título en español y guiños a la música latinoamericana, el repertorio aquí era variado y atractivo, y aunque hacía paradas en el flamenco es la figura del compositor, director de orquesta y guitarrista cubano Leo Brower la que sobresale. Un disco, sin más, bello y lleno de una musicalidad luminosa.

Local Objects, también en solitario, en cambio, nos deja un argumento más interiorizado, un mapa sentimental con acentos de silencio y espacio que favorece un toque más hondo y reverberante. Su exigente enfoque, aquí más técnico que melódico, parte de una expresión de recogimiento y desarrollos más largos. Una idea que penetra en lo cercano y aparente donde se dan cita autores tan diversos como Egberto Gismonti (aunque con un discurso menos agitado), Al Di Meola, Jorge Cardoso o Franghiz Ali-Zadeth.

 

SILENT LIGHT

Dominic Miller (guitarra), Miles Bouel (percusión).
Grabado en marzo de 2016 en el Rainbow Estudio de Oslo.
ECM Records 2017-Distrijazz

El toque meticuloso y depurado de Boros tiene un relevo muy distinto en el guitarrista que ha acompañado a Sting en los últimos 30 años. Diligente en los terrenos del rock más punzante como en las armonizaciones clásicas, en este trabajo en solitario ofrece un perfil de estilo que pivota en accústico entre Pat Metheny y Egberto Gismonti (acompañado como va de percusión que recuerda vagamente a aquél dúo que mantuvo con Nana Vasconcelos).

La larga lista de temas que reúne, por su brevedad, concita desde el rock-blues americano y británico, un espacio de folclores que van de la música brasileña a la argentina de Heitor Villa-Lobos y de ahí a Bach, haciendo uso  de un estructura y  una exposición que nos recordará a la canción prototípica en Sting, con esos intervalos anímicos y centros temáticos cantables.

Dominic Miller es el guitarrista de Sting desde hace más de 20 años y también de otros grandes de la mejor canción popular

 

IN CONCERT

Ferenc Snétberger (guitarra). Grabado en la Academia Liszt de Budapest en diciembre de 2013.
ECM Records 2016-Distrijazz

El guitarrista húngaro ha sido toda una sorpresa al presentar su primer disco a solo en concierto. Su toque apasionado y melódico le dotan de un sentido plástico único para afrontar la música brasileña, de Villa-Lobos a Gismonti y sobre todo Baden Powell, y mucho más… En este viaje por las músicas populares que también tienen una parada en el flamenco y la guitarra latinoamericana (Silvio Rodriguez), Snétberger, guitarra-caleidoscopio, deleita en un recital en 9 temas en el que parece querer reunir toda la guitarra acústica-popular y clásica del S.XX, donde cita a Jim Hall, Pat Metheny y Ralph Towner.

Con un toque melódico muy personal y un agudo sentido para la creación instantánea, elabora y transforma el discurso a través de la improvisación. In concert contiene un mensaje enciclopédico en una secuencia de temas estimulante y variada, definiendo una técnica con dotes expansivas en creatividad y sensibilidad.

Ferenc Snètberger, relevo húngaro de Ralph Towner en el sello, entre la música clásica, el folk y el jazz

TITOK

Ferenc Snètberger (guitarra), Anders Jormin (contrabajo), Joey Baron (batería). Grabado en el Rainbow Estudio de Oslo, mayo de 2015.
El guitarrista ya había formado aqntes un trío parecido con Arild Andersen y Paolo Vinacca (recuerda el que unió a Ralph Towner con  Vasconcelos  y este mismo contrabajista en If you look far enough-ECM). Aparentemente más jazzístico, cercano al toque vibrante y virtuoso de  John McLaughlin, aunque más calmado y  con un destino que recorre tierras centroeuropeas para llegar al Mediterráneo y a Brasil, Snétberger, nuevamente con un filtro personal inclinado  a un sonido eléctrico muy matizado, hace de Titok un trabajo poco transitado, sobre todo por su mensaje políglota y por la interacción melódica de Jormin y la fantasía rítmica de Baron.

 

Anders Jormin (contrabajo), Ferenc Snètberger (guitarra) y Joey Baron (batería) forman un trío que impulsa modos renovados  de los grupos de los 70 de Ralph Towner

 

Una nada discreta lista de publicaciones recientes del sello ECM sirven de presentación en solitario a guitarristas como Pablo Márquez, Dominic Miller, Rolf Lisveland, Zsófia Boros o Ferenc Snétberger. En versión eléctrica, definida  por las personalidades de Abercrombie, Metheny y sobre todo un Bill Frisell que nunca se fue del sello, recae en los nórdicos Jakob Bro y Jacob Young, en Ben Monder y en el alemán Wolfgang Muthspiel.

 

LUYS DE NARVÁEZ: MUSICA DEL DELPHIN
Pablo Márquez (guitarra). Grabado en abril de 2006 en Götzis, Austria.

 

Publicado en Valladolid (España) en 1530, el tratado del granadino Luys de Narváez compendia en seis libros un estudio para vihuela sola y vihuela y canto. Este documento es uno de los más importantes para cuerda de la época y se diría anticipa toda la importancia que la guitarra española tendrá en siglos posteriores. El guitarrista argentino Pablo Márquez, especializado en repertorio barroco y contemporáneo (acaba de publicar en este sello una pieza de Bruno Maderna) realiza una transcripción de la obra para llevarla a una ejecución prístina con un timbre que trae este sonido del XVI al siglo XXI. Una interpretación que compagina un  impecable respeto por el legado histórico al la vez que impulsa lecturas de vigencia tímbrica.

Pablo Márquez, salteño como el Cuchi, es un guitarrista que confiesa dos hemisferios de creación: la música barroca y la contemporánea. O tres con el folclore renovado si contamos con esta magistral publicación, una de nuestras predilectas, El Cuchi bien temperado

 

Autor ilustrado y crítico, amante confeso de los secretos del vino, Gustavo Leguizamón se sitúo en la cultura a medio camino de lo académico europeo y las tradiciones y costumbres, entre la moderninad musical y la identidad sudamericana salteña, sin olvidar la pujanza del jazz norteamericano de las primeras décadas del siglo XX, especialmente el de Duke Ellington. Tan raro espécimen, argentino que no hizo tango, “el Cuchi”, silbador criollo de la zamba salteña,  desprendía como su música simpatía y espontaneidad rítmica, con disonancias traviesas. Pablo Márquez no sólo lo recupera en su trabajo sino que nos lo descubre para muchos oyentes europeos.

EL CUCHI BIEN TEMPERADO

GUSTAVO LEGUIZAMÓN

Pablo Márquez (guitarra). Grabado en Lugano en mayo de 2012.

ECM Records 2015-Distrijazz

 

El Cuchi bien temperado (publicado por ECM en 2015) reúne dieciséis zambas, chacareras, vidalas, cuecas, presentadas en distintas tonalidades, como los preludios y fugas del modelo bachiano. Es el proyecto de un músico devoto y erudito, de un alumno de “el Cuchi”. Las dieciséis composiciones de Leguizamón se presentan como los preludios y fugas del modelo bachiano (El clave bien temperado), en diferentes tonalidades y con algunas modulaciones añadidas en el interior de cada pieza (para lo cual Márquez emplea siete afinaciones diferente dentro del esquema original ajustado a duración entre 3 y 4 minutos.

No se acerca el oyente a esta música popular viva como un folclore “estilizado” encorsetado en lo formal o académico. Tampoco trasluce costuras externas a su origen. Es algo que se despliega desde adentro hacia una amplitud que respira libertad y verdad.

LA MASCARADE

Rolf Lislevand (guitarra barroca, tiorba). Grabado en abril de 2012 en Lugano.

NUOVONE MUSICHE

Rolf Lislevand + varios artistas. ECM marzo de 2006.

ECM Records 2006-Distrijazz

El instrumento de la guitarra tiene también un hueco en ECM en su expresión barroca, salvando el trabajo de Pablo Márquez antes descrito. El músico encargado de cubrir los terrenos de la “música antigua” desde los parámetros propios del sello, vehiculada a nuevos modos de intervención con improvisación, aquí manteniendo cierta compostura académica, es el noruego Rolf Lislevand, especialista en tiorba  y músicas de los siglos del XVI al XVIII, colaborador, además, de Jordi Savall, que no oculta una formación versada en música contemporánea.

Dos trabajos alejados en el tiempo ofrece en  este sello, ambos enmarcados en un territorio expresivo radicalmente distinto. El primero de ellos en aparecer fue Nuove Musiche (2006), una publicación que viene definida como una compilación exquisita y exuberante (crossover) con una interpretación “edulcorada” que elude a conciencia los deberes historicistas.

La mascarade da una visión contrapuesta, austera y sensitiva, en solitario, de dos autores que giran alrededor del universo de la corte de Luis XIV y de François Couperin. Un sonido versallesco basado en dos autores de dicha corte, Robert de Visèe y Francesco Corbetta,  cuyo barroquismo es reducido a una expresión cadenciosa y mínima, donde él mismo efectúa de bajo continuo, se diría que la escucha se hace circular, como una oración, sin retórica.

NARRANTE

Golfam Khaya (guitarra),Mona Matbou Riahi (clarinete): Naqsh Duo
Grabado en julio de 2015 en Lugano.
ECM Records 2016-Distrijazz

 

Es posiblemente el disco más “humilde” de esta lista, el que menos “ruido” ha causado, por esa razón un oyente atento debe prestarle una atención especial. En primer lugar, no se conocen a las protagonistas. El disco suena narrando un recorrido emotivo  y cultural que hace que el oyente piense en una ruta que suena gitana. Clarinete y guitarra son dos instrumentos nómadas, fáciles de llevar por los caminos que cruzan el Danubio en dirección a Hungría. Pues no. Golfam Khaya y el Naqs duo, ya consultando las notas y ampliando el espectro biográfico, provienen de Irán y Kurdistán.

Golfam Khaya

El mensaje, por esa Rosa de los Vientos que es el folclore, nos traslada a un lugar imaginario. A un sendero sin delimitar. Todo es sentimiento, no hay señales, no parece haber fronteras en este Narrante que se penetra en sentimientos de destierro y soledad, de parajes fríos y desérticos donde el calor de melodías olvidadas cobra sentido.  Un emparejamiento en femenino que recuerda a los de Gianluigi Trovesi y Gianni CosciaAnouar Brahem acompañado de Barbaros Erkose. Un grito, un llanto, el regocijo del que narra mientras camina.

 GUITARRA ELÉCTRICA

El testigo de la guitarra eléctrica, basculando entre la melodiosidad que parte de Jim Hall o la efervescencia de Terje Rypdal, fue unificada en este sello por el sonido  del recientemente desaparecido John Abercrombie. Hoy la demarcación estética está más conectada con Bill Frisell, que ha vuelto al sello firmando un disco a dúo, cuyo testigo lo toman Jakob Bro y Ben Monder en la creación climática, mientras que Wolfgang Muthspiel y Jacob Young representan un enfoque renovado de postulados melódicos jazzísticos.

 

SMALL TOWN

Bill Frisell (guitarra), Thomas Morgan (contrabajo)

ECM Records 2017-Distrijazz 

Cuando no se le esperaba, uno de los hijos pródigos de ECM, casa donde comenzó su carrera a comienzos de los 80 al lado de Jan Garbarek, , Bill Frisell saca un trabajo en directo titulado Small Town (Ghost Town en 2000 fue a solo). Antes de que se marchara  al entorno de John Zorn en NY a finales de los 80, entre 1983 y 87 entregó en ECM  In lineRambler Look out for hope, aunque siempre ha seguido colaborando en esta marca: recuerden los trabajos con Gavin Bryars, Kenny Wheeler, Stefano Bollani o el más reciente con Andrew Cyrille.

Sin hacer ruido, salido de una “pequeña ciudad” que suena a country-blues, Bill Frisell, ese “americano tranquilo”, vuelve con su nombre a ECM en un trabajo en directo con Thomas Morgan. Un diálogo fluido pero sin prisa

La elección no puede ser más sencilla y fecunda, como en su día lo fue el disco de Pat Matheny con Charlie Haden Beyond the Missouri Sky: un dúo con uno de los mayores talentos del contrabajo, Thomas Morgan,  un contexto de escenario en vez de estudio y un puñado de canciones con sabor  a standard sin serlos. Hay un espíritu que sobrevuela a este encuentro haciéndolo posible: Paul Motian.  Es por ello que la belleza en la que se desliza el presentimiento trágico de They should have been happened long time ago (Lovano-Motian y Frisell de 1983 en ECM) abre y enmarca este disco trazando como excepción en todo  un trabajo de líneas sobreexpuestas. Otra maravilla es Song for Andrew I, en línea anímica con el anterior citado.

Pero el tono general discurre por modos de canción sobre variaciones de estilo de country-blues y bluegrass, marca definitoria que deja Frisell en el tema que da título Small Town, en la deshinibida What a party o esa joya clásica suya que es Wildwood flower. Hay espacios para el discurso jazzístico en Subconscius Lee destilando Motian y de pantalla pop en Goldfinger (James Bond) por su cercanía a su disco de bandas sonoras de películas When you wish upon a star.

 

RISING GRACE

Wolfgang Muthspiel(guitarra), Ambrose Akinmusire (trompeta), Brad  Mehldau (piano), Larry Grenadier (contrabajo), Brian Blade(batería). Grabado en Pernes les-Fontaines en enero de 2016. 

ECM Records 2016-Distrijazz

El corte segundo de su disco de 2005 Bright side llevaba por título un nombre propio. Con “Mehldau”, como se llamaba ese tema, el guitarrista austriaco Wolfgang Muthspiel, guitarrista de encuadre melódico, sonido en registros medios y claridad acústica, certificaba su admiración por una promesa del piano ya confirmada. Han tenido que pasar más de 10 años para que esa admiración encontrara acomodo en un grupo estelar y que fuera este sello quien lo hiciera posible.

La configuración de trío de piano (contando con el contrabajista de Mehldau Larry Grenadier) y un front line guitarra y trompeta, la de Ambrose Akimusire, lleva a equívoco. No son esas relaciones que aquí tienen lugar, mucho más interactivas y sin apariencia de liderazgo, aunque el lenguaje usado sea absolutamente jazzístico: no hay gestos de transversalidad de estilos. Las composiciones tampoco adoptan un esquema evidente de enunciación desarrollo y conclusión, aunque los solos se manifiestan de manera clara.

 

Wolfgang Muthspiel, guitarrista de encuadre melódico, sonido en registros medios y claridad acústica, certificaba su admiración por Brad Mehldau, aquí como colaborador

El aroma nórdico en las melodías unido a ciertos estados de evocativos otorgan a esta música un sentido estilizado y de profundidad de campo. Y son Akinmusire, sorprendente participación en este contexto “europeo” con su esencia blues, y Mehldau, su piano no desborda los límites de equilibrio participativo como cuando colaboró con Charles Lloyd en ECM, los elementos más interesantes de un conjunto de difícil empaste que se ha resuelto con brillantez (también en una breve presentación en directo). Se dedican temas a Kenny Wheeler y Mehldau participa en la composición con “Wolfgang Waltz”.

RETURNINGS

Jakob Bro (guitarra), Palle Mikelborg (trompeta), Thomas Morgan (contrabajo), Jon Christensen (batería).

 ECM Records 2018-Distrijazz 

STREAMS

Jakob Bro (guitarra), Thomas Morgan (contrabajo), Joey Baron (batería). Grabado en Pernes les-Fontaines en noviembre de 2015. 

 ECM Records 2016-Distrijazz

Haber podido asistir a un concierto de Jakob Bro, un músico cuyo sonido, una vez expuesto el tema, se desenvuelve más entre texturas que entre líneas melódicas, en ese juego de frases y figuras yuxtapuestas que Bill Frisell hizo suyas, es toda una revelación de por dónde se abre paso la nueva guitarra en ECM. Su trabajo Streams, acompañado de un Joey Baron que ahora reside en Berlin y Thomas Morgan, acaso el contrabajista más dotado de los últimos años,  es otra de las referencias preferidas.De principio a fin, este primer trabajo en ECM a trío es un gozoso descubrimiento de una personalidad renovada e incuestionable pujanza  a mantener vínculos estéticos claros con Frisell (Baron formó parte de su trío durante años con el bajo eléctrico de Kermit Driscoll y se acompaña de Morgan).

Jakob BroThomas MorganJoey Baron, un trío de creación incesante en directo en  el que el guitarrista más que notas ofrece un tapiz de sonidos y detalles en texturas

Los temas en Streams son apuntes que se van estirando, ampliando sus perfiles melódicos hasta el punto de casi desvanecerse en un prodigio de creación atmosférica que mantiene el nervio melódico-rítmico en un diálogo continuo en las cuerdas no de la guitarra sino del contrabajo con el genio pulsante de la percusión.  Heroines es ejemplo de ello y también una hermosísima pieza, con esa cadencia clásica bachiana, como Full Moon Europa, ambas se abren y crecen en una música que parece no tener fin. Shell Pink adopta un tono más animado de folk-blues (Frisell de nuevo).  Tres grandes temas que bastan por sí solas para hacer necesario este trabajo.

Su más reciente trabajo de este mismo año, Returnings, le sirve apara recuperar a dos músicos legendarios de la escena nórdica, Palle Mikelborg  y Jon Christensen. La música expresa una mayor hondura de sentimientos y cierta turbiedad grisácea, acercando el resultado a modos ya suficientemente explorados por músicos del sello, de Rypdal a Stanko. Morgan respalda nuevamente este reencuentro (returnings) entre generaciones con una mirada al mañana.

AMORPHAE

Ben Monder(guitarra eléctrica, guitarra eléctrica-barítona), Pete Rende (sintetizador)Andrew Cyrille(batería), Paul Motian (batería). Grabado en octubre de 2010 y diciembre de 2013. 

ECM Records 2016-Distrijazz

Guitarrista de lenguaje avanzado, sonido cimbreante, expansivo y atmosférico, Ben Monder debutó en ECM con este trabajo, habiendo recibido antes el reconocimiento de músicos tan dispares como Paul Motian, Theo Bleckmann o del difunto David Bowie, que lo incluyo en su álbum testimonial Black Star.

La liviana coreografía aérea en la que Paul Motian convirtió su arte al final de su vida hacían de él más pintor que percusionista. Inspirado quizá por esos preciosistas temas breves, evanescentes y oníricos que compartió con Bill Frisell Joe Lovano, la colaboración con Ben Monder para este disco adopta la idea de una construcción en planos y superposición de lienzos más o menos perturbadores. Amorphae es un cuadro abstracto de sonido brumoso, que concita conexiones entre el mundo virtuosístico propio del jazz de Motian o aquí también Cyrille (en la batería) y el tratamiento tecnológico expansivo de Brian Eno (teclados planeadores).

FOREVER YOUNG

Jacob Young (guitarra), Trygve Seim (saxos tenor y soprano), Marcin Wasilewski (piano), Slawomir Kurkiewicz (contabajo), Michel Miskiewicz (batería). Grabado en el Rainbow Estudio de Oslo, agosto de 2013.

ECM Records 2014-Distrijazz

El guitarrista noruego estudió en Nueva York con John Abercrombie. Su sonido es suave y redondeado, sería como un Jim Hall en un paisaje nórdico. Young usa para su último disco en ECM como plantilla -y quizá modelo de sonido- el trabajo Playground de Manu Katché, que presentaba un grupo con la base rítmica del trío de Marcin Wasilewski y ponía entre sus colaboradores a Jan Garbarek.  Ya el determinante saxofonista noruego en sus inicios, en los 70, formó un quinteto con piano (Bobo Stenson) que tenía en la guitarra al mucho más incisivo Terje Rypdal. La música de Jacob Young invita a la memoria suavizada y contemplativa de ese grupo escandinavo haciendo un elegante de folk-pop con mansos diálogos jazzísticos.

Su mejor trabajo, en nuestra opinión, es Evening Falls (2004), con el que se estrenó en este sello.

 

VIDEOS  DE ARTISTAS Y OBRAS MENCIONADOS