Es un gran desconocido para el aficionado al jazz contemporáneo, siendo él uno de los precursores, con viaje iniciático incluido a Ghana desde su Chicago natal a principios de  los 70, de un sonido característico y personal que sirve de pieza angular de la herencia dejada por  John Coltrane, Sun Ra y Fela Kuti. Ideólogos de una causa de modernidad que unía un sonido espiritual, cósmico y de rítmica afro-funk, que estalla en la década de 1970 y que aún sigue dando ideas refrescantes a través de trabajos como éste.

Sorprende y desalienta comprobar el entusiasta – y hasta desmedido-  recibimiento que ha tenido alguien, también saxofonista, como Kamasi Washington, cuya música tiene no pocos puntos en común con ésta de Idris Ackamoor, cuando su grupo, The Pyramids, afincado en Los Angeles, está funcionando desde 1972. Este nombre, The Pyramids, nos remite a una época convulsa en la sociedad afroamericana, la que se despide de los años 60 y se asoma al siguiente decenio formando nuevas corrientes de protesta política y también de expresiones artísticas (The Great Black Music, The Last Poets, los inicios del rap…) que demandaban un nuevo estado para la población negra vinculado a la tierra de los faraones nubios. El panafricanismo era una de sus señas de identidad,  por eso algunos cambiaron sus nombres como Muhal Richard Abrams o Abiodun Oyewole. 

Idris Ackamoor, precursor de un panafricanismo que se define sobre la pieza angular del triángulo Sun Ra, John Coltrane y Fela Kuti,  desde el free-funk ceremonial al dub cósmico

Este nuevo disco An Angel Fell es la continuación de un título nada ambiguo como We be all africans de 2016.  A lo largo de 8 temas, todos con títulos que parecen himnos, la música de Ackmoor nos invita a un viaje apegado a la tierra, al baile, al hecho colectivo y también al fenómeno intergaláctico. Las poliritmicas del afrobeat abren el trabajo con Tinogue, el espíritu de Fela esta´ahí, aunque el saxo suene más abrasivo, en línea con autores de la segunda mitad de los 60 como George Coleman o, cómo no, el fiel compañero de Sun Ra, John Gilmore. An angle Fell es un canto con algo de liturgia declamatoria en un inicio que da paso a un viaje hacia los terrenos de Sun Ra, “un ángel con alas rotas ha caído desde el cielo en la Tierra, y ahora está contigo y conmigo”.  En estos primeros compases llama la atención la combinación afilada y también distorsionada de un instrumento como el violín entre saxo tenor y guitarra.

Un trabajo que reúne los indomables y poderosos elementos de la música negra, los que la hacen irresistible para sentidos e intelecto. Subversiva, sofisticada y contagiosa, te atrapa y te lleva por un viaje a la vez terrenal y sideral

Luego se entra de lleno, aunque siempre ese elemento está en el sonido del grupo, en sonidos eléctricos retro futuristas, hechos a base de ecos expansivos que recuerdan al dub para Land of Ra. Teclados y sobre todo guitarra marcan aquí esa atmósfera psicodélica. Percusión afrolatina, batería y bajo sostienen la polirritmia que viaje desde el nordeste de Ghana, el territorio de los Reyes de Tamale, hasta la música antillana y por supuesto el jazz.  La guitarra en The Pyramids tiene un protagonismo fundamental, se metamorfosea según sea su destino, de Africa al Caribe o Nueva Orleans. Message to my People es un canto tribal con base reggae que une a Charles Mingus con Fela y una guitarra con acidez rock.

Es éste un trabajo que une todos esos indomables elementos de la música negra citados, entre finales de los 60 y mediados de los 70, que la hace irresistible al disfrute de los sentidos y también del intelecto. Subversiva, sofisticada y contagiosa , te atrapa y te lleva por un viaje a la vez terrenal y sideral.

 

IDRIS ACKAMOOR & THE PYRAMIDS

An Angel Fell

Idris Ackamoor: Tenor Saxophone, Keytar, Lead Vocals; Sandra Poindexter: Violins, Lead Vocals; David Molina: Guitar, Effect pedals, Vocals Skyler Stover: Double Bass, Vocals, Bradie Speller: Congas, Handsonic, Vocals Johann Polzer: Drums

Strut Records may 2018