Mark Turner saxo tenor Ethan Iverson piano

Grabado en Lugano en junio de 2017.

ECM Records 2018- Distrijazz

Este dúo tiene como antecedente su encuentro dentro del cuarteto del maestro Billy Hart. Ambos músicos estaban llamados a esta cita por afinidad en la claridad expositiva y por inquietudes renovadoras antes que por  sus estilos propios. El pianista no oculta su gusto por las simetrías y su manera de desencajarlas desde figuras situadas entre lo atonal, lo rapsódico y los desfases de tiempo. El saxofonista porque también se desenvuelve en ese terreno de pulcritud técnica no lejos del sonido clásico, de trazo depurado, líneas extendidas y pocos contrastes de volumen, que pese a su sofisticación mantiene la esencia del blues.

Por los instrumentos, por ese acercamiento transitivo a la tradición sin caer en una lectura canónica, este trabajo nos ha recordado A Memory of Vienna (hatOLOGY 1988-1997). Aquel regalo inesperado y de particular tono noir que edificaron Ran Blake y Anthony Braxton basado en una lista de temas clásicos y un diálogo sin preparar, hecho por dos personalidades con ideas propias y alejadas sobre lo que son los standards.

 

Ethan Iverson y Mark Turner, un inesperado dúo de modales exquisitos y ademanes clásicos,  respirando la temperatura y el aroma refinado de Duke Ellington

 

Si uno recupera los inicios de sus carreras (cualquier trabajo de The Bad plus frente al Ballad Session del año 200o de Turner), hay puntos claros de equidistancia formal. Con una expresividad ajustada al hecho del sonido, sin alteraciones ni en la temperatura ni en los contrastes de intensidad, la música se enriquece en este encuentro de cierto enfoque esquemático propio de Iverson (quien más temas aporta) unido a ese soplo extendido y de vibrato susurrante de Turner. Control y pulcritud en el dibujo de líneas, todo parece indicar que el resultado sería una música cerebral si no fuera por el latido del blues y del espíritu de Ellington, autor apropiado cuando se trata de edificar un discurso comunicativo y de modales elegantes, con raíces y sugiriendo citas impresionistas (en Iverson aquí más bien con una leve tendencia al stride).

Una publicación en estudio que se antoja suficiente y autónoma respecto a su traslado al directo: frente al público este dúo podría sentirse como intelectual y sin aliento (ver vídeo).