Samuel Blaser: trombón, Marc Ducret: guitarra, Peter Bruun: bateria.

Grabado en concierto desde el Taktlos Festival de Zurich el 5 de mayo de 2017.

hatOLOGY 2018-Distrijazz

Si se repasa la carrera del músico suizo, que en este espacio hemos seguido con detalle, se comprueba un hecho que podría pasar desapercibido: la guitarra es un instrumento que ha estado presente en la mayor parte de sus conjuntos (rotando en el puesto de guitarristas Scott Dubois, Todd Neufeld y finalmente Marc Ducret). Puede deberse a que haya publicado más discos a cuarteto con piano + teclados con Russ Lossing o Benoit Delbeq que con dicho instrumento. Aunque sea Marc Ducret su más veterano compañero sobre el escenario y este trío, nacido de una combinación intermedia entre cuarteto y dúo, su proyecto más activo desde 2013.

Con todo ese bagaje detrás, supone su primer trabajo y, precisamente por estar muy rodado, debía ser en directo. Lo publica en la discográfica donde tiene los demás registros de conciertos, en hatOLOGY, donde también han publicado algunos de sus mejores trabajos de estudio Russ Lossing y Gerry Hemingway.  En el sello suizo, absorbido por Outhere Records, y a cuarteto con Ducret a la guitarra salieron As the Sea Boundless. Como aquéllos, este Taktlos Zurich 2017 se ejercita desde la creación instantánea y las formas abiertas basadas encauzadas por una composición previa.

Marc Ducret es su más veterano compañero sobre el escenario, y este trío, nacido de una combinación necesaria entre el cuarteto y el dúo, es el proyecto más hecho y activo del trombonista desde 2013. Este es su primer trabajo y por todo ello debía ser en directo

Quizá por simultanear este proyecto en su nacimiento con Consort in Motion (cuarteto con piano) hay una conexión que se desliza en este mundo de líneas cruzadas y de materia propensa a una ductilidad polifónica con enigmáticos vínculos con los madrigales (en el tema de Stranvinsky). Así, el discurso se extiende, como en los trabajos citados, en desarrollos que funcionan como suite hechas de entes autónomos, en ese enfoque cambiante definido por la tensión y el silencio en un magma perturbador e ingrávido. Ducret participa con dos piezas, otras dos son de Blaser y atención especial merece  Fanfare for a Now Theatre de Stranvinsky.

La composición queda diluida por la acción de la improvisación. La recreación de texturas y espacios, recursos de los que gusta usar Blaser, redundan en una frondosidad sombría y esquiva enardecida por las texturas, las aristas y grietas que promueve Ducret (en función de bajo también) y la portentosa construcción rítmica de la batería de Bruun. Un testimonio de sonido en constante renovación.