Dogman es una película de extremos, de la bondad amenazada a la brutalidad inhumana, entre pureza y fealdad, se provoca una derivada violenta hacia la venganza. Situada en un lugar olvidado de la costa italiana, se inspira en una historia de un crimen que sucedió hace treinta años, el de Canaro della Magliana de 1988.

Dogman está protagonizada por Marcello (Marcello Fonte), un tipo amable, pequeño y humilde, peluquero de perros que adora a su hija Alida, a la que le gusta bucear y con la que sueña quizá hacer algún viaje exótico. También se desvive por los perros, a los que no sólo no los cuida, limpia y arregla, sino para los que siempre tiene, cualquiera sea su condición y tamaño, palabras de afecto (“amooore”).

En frente tiene a  Simone (Edoardo Pesce), el matón del vecindario. Antiguo boxeador, es un tipo rudo, grosero y despreciable que hace cualquier cosa por conseguir cocaína a través de amenazas, robo e intimidación. Con la falsa excusa de una amistad mal entendida, somete y explota a Marcello para conseguir sus fines.

Esta dualidad supone una metáfora de lo que representa Dogman, el hombre perro. Simone podría ser un perro de caza, de esos que se usan como arma disuasoria. Marcello también podría ser perro, pero por el sentido de su nobleza al “dueño”. El abuso de poder determina el posicionamiento y la personalidad de cada uno, generando una escalada de violencia y venganza.

 

Marcello Fonte encarna a otro Marcello, hombre pequeño amante de los perros, gentil y frágil, que se ve inmerso en una relación de humillación y dominio 

Según el director, Matteo Garrone (Gomorra, El cuento de los cuentos), fue su actor, Marcello Fonte, quien dimensionó la película con su presencia y carácter. Trascendental por descriptiva son las localizaciones de la película. Garrone vuelve a una zona cercana a Nápoles tras Gomorra (2008). El decorado es en sí mismo lo suficientemente sugestivo, hasta el punto que se podría oler. El entorno deprimido, pobre y obsoleto, tiene un rasgo surreal acentuado por la arquitectura maltrecha, la luz y el color, que refleja la cercanía de una costa poco agraciada. La supervivencia está por encima de la civilización, sin otra ley ni justicia salvo la que uno puede ejercer.

Si Paolo Sorrentino (La Grande Bellezza, Youth) esculpe la crítica social desde una mirada sofisticada, Garrone la presenta con una crudeza a la que no es ajena la poesía

Marcello es un hombre que soñaba con viajar con su hija. Esos momentos resultan oníricos en contraste con la situación en la que se ve inmerso. En un intento de redención, llega a la venganza. Ambos directores de una misma generación en Italia, si Sorrentino (La Grande Bellezza, Youth) esculpe la crítica social desde una mirada sofisticada, Garrone la presenta con una crudeza a la que no es ajena la poesía.

Título original: Dogman. Año: 2018.

Duración: 102 min. País Italia

DirecciónMatteo Garrone.

GuionMaurizio Braucci, Ugo Chiti, Matteo Garrone, Massimo Gaudioso

FotografíaNicolai Brüel

RepartoMarcello Fonte, Edoardo Pesce