La traducción al castellano del título se ajusta más a la película que el mensaje artístico que pretende el original (“obra sin autor”). Entre ambas lecturas, ampliada a una tercera con Never Look away (“nunca apartes la vista”) para la versión en inglés, se sitúa el resultado de esta ambiciosa producción alemana que alcanza las 3 horas. La nueva película del director de “La Vida de los otros” traza un relato empujado por la intra historia de una familia dentro de la formación de las dos alemanias tras la segunda Guerra Mundial.

Con medidos golpes de efecto y dentro de un discurso previsible, la película tiene un inicio atropellado, el arte como locura o la limpieza racial de toda enfermedad congénita para el régimen nazi,  aunque tan esencial que conduce subterráneamente la narración hasta el último momento. La idea que se transmite es la de la búsqueda de lo auténtico a través del arte, desde la llamada personal a la contraposición del uso propagandístico para el “pueblo”que se hace en la RDA o el enfático “yo, yo, yo” de los distintos estilos de vanguardia occidental personificados en Picasso. Se asienta además, en su avance narrativo, en una intensa relación de amor.

Una historia de Alemania impulsada por un romance sobre el que pesa la sombra de la etapa nazi, con el arte como vehículo que descodifica la realidad para encontrar la verdad, lo auténtico, la belleza de las cosas

La música, desarrollada de forma irregular y anacrónica, con citas directas, ya que hablamos de arte y de la búsqueda de algo original, a las bandas sonoras ambient de Brian Eno de los primeros 80 contenidas en Apollo.  A lo largo de 3 horas,  Max Ritcher, músico que el director tilda de “genio de su generación”, pasa de contextos para teclados que sugieren a históricos compositores como Bach o Schubert, mezclando ese perfil acústico y clásico con otra música de teclados planeadora. La falta de un sonido homogéneo, como el que dejó brillantemente hecho para la reciente Hostiles (2017) de James Cooper, da como resultado un pastiche del que es difícilmente sustraerse  y menos aún con la dimensión  figurativa y fotográfica que elige el protagonista.

Título original: Werk ohne Autoraka.

 Año: 2018, Alemania

Duración: 188 min.

Dirección y guiónFlorian Henckel von Donnersmarck

MúsicaMax Richter

FotografíaCaleb Deschanel

RepartoSebastian Koch, Tom Schilling, Paula Beer, Saskia Rosendahl