La trayectoria del cineasta Zhang Yimou, que se dio a conocer en Europa con la cruel remembranza de la invasión japonesa en Sorgo Rojo (1987), ejemplifica por sí misma los cambios sociales, las contradicciones y situación como potencia económica que ha alcanzado China en los últimos 30 años, desde poco antes de Tiananmen (1989).  En el cine de Yimou, autor de gran versatilidad expresiva y también capacidad para la producción, podemos distinguir varias áreas temáticas complementarias. En sus primeras películas, el reducido presupuesto, muy distinto a las cifras que hoy maneja, marcaba un tipo de cine personal y humanista comprometido con sus personajes. Adoptaba su cine, así, un contenido más íntimo y costumbrista (La linterna roja), histórico o social (Sorgo Rojo, Qiu Ju, una mujer china, Keep Cool, Regreso a casa) y de drama romántico (Ju Dou: Semilla de crisantemoEl camino a casa, Amor bajo el espino blanco).

Shadow es la siguiente entrega a una fallida superproducción de acción-ficción con monstruos como fue La Gran Muralla (2016). El terreno en el que se encuadra narrativamente, de cronología antigua y geografía recóndita, se basa en una leyenda o cuento de hadas con moraleja que pertenece a otro grupo de filmes en los que Yimou desarrolla con extremo detalle, casi de manera lujuriosa,  el trazo estético de vestuario y  tratamiento del color, convirtiendo la puesta en escena en una coreografía bélica y poética (La casa de las dagas voladoras, Hero).

El tratamiento cromático en escala de grises, la poesía del color en movimiento, la composición visual de los interiores palaciegos, el magnífico vestuario y una música al nivel de superficie y silencio, son los elementos más destacados de una película que se inspira en la duplicidad entre contrarios y adopta rasgos japoneses

Ambientada en la era de los Tres Reinos en China (280-220 AC), Shadow cuenta la historia de un rey  que se ve obligado a recuperar la independencia  de su pueblo. Hombre violento y ambicioso,  cuenta con un fiel general que oculta su amenazada identidad en la figura de un doble, mientras conspira en la “sombra”. El argumento sobre las luchas de poder y la confrontación bélica, arropada entre velos de mentiras y recelos, se apoya en la simbología de equilibrio entre el yin, lo femenino,  y el yang, lo masculino.

La fuerza matizada del color, la refinación estética y el hecho simbólico en ese baile de seducción y lucha, es lo mejor de esta película algo forzada que no disimula su deuda con el cine japonés clásico.

  Título original: Shadow

  Año: 2018. País China

  DirecciónZhang Yimou

  GuiónZhang Yimou, Wei Li

  MúsicaLao Zai

  FotografíaXiaoding Zhao

  RepartoDeng Chao, Li Sun, Ryan Zheng, Guan Xiaotong