Jacques Audiard sorprendió por la incisiva, tensa y cruda historia de “Un profeta” (“Un Prophète”, 2009), visión renovada del hampa y de gánsters dentro de la cárcel. En esta película, su primera en lengua inglesa, se sumerge en un western sin intentar reescribir el género. Cierto es que los cineastas europeos, y podría recordarse al spaghetti western, cuando se acercan a él aportan una visión divergente, no ensimismada en su propia iconografía, sin contradecirla tampoco. Ejemplo reciente sería Slow West (John McClean 2015), curiosa película, de estilo pop del director escocés. Este western es una mezcla imaginaria entre Peckimpah y Jarmush, compartiendo el dosificado humor negro de los Coen y con el subrayado del compañerismo como sentimiento que amalgama las relaciones por vínculos de sangre o inesperada amistad.

Dos tipos sin pasado y con vínculos familiares pero de caracteres distintos. Dos matones resolutivos que no dudan en sus acciones ni muestran compasión alguna. Un encargo les arrastra a la carrera por el oro en el Oeste en busca de un personaje al que persiguen para conseguir una milagrosa fórmula química

The Sisters Brothers es una adaptación de la novela de Patrick Dewitt del mismo título de 2011. Situada en 1850 en a Costa Oeste, cruzando Oregón hasta la California de San Francisco y vuelta, narra la historia de dos hermanos, Charlie (Joaquin Phoenix) y Eli (John C.Reilly), dos tipos sin pasado con vínculos familiares pero caracteres y comportamientos distintos, uno más sensible y empático el otro más autodestructivo y egoísta. Los Sisters ofrecen sus expeditivos servicios a un jefe, el llamado Comodoro (Rutger Hauer). Resolutivos matones, profesionales de vulgar aspecto, no dudan en sus acciones ni muestran compasión alguna. El estupendo inicio recoge una escena nocturna de sus escaramuzas. Basta contemplar la tensión, la acción que se percibe desde el sonido, los destellos y el fuego en contraste con la penumbra, para saber que se está ante algo distinto pero sobre todo algo directo, creíble.

Foto primera los hermanos Sisters, dos matones resolutivos que no dudan en sus acciones ni muestran compasión alguna, están interpretados por Joaquin Phoenix y John C. Reilly.  Arriba, en la montura del caballo, un tercer personaje que acaba cruzándose con ellos en la misma misión, Jake Gyllenhaal 

La misión que le encarga el Comodoro consiste en buscar y asesinar a un tal Herman Kermit Warn (Riz Ahmed), un tipo que se dice dispone de una milagrosa fórmula con la que se encuentra el oro en los ríos con facilidad. Tras los pasos del químico,  y también por órdenes del cacique, ya está John Morris (Jake Gyllenhaal). Camino de Sacramento, pasando San Francisco, llegan los Sisters. El choque que se anuncia se transforma en camaradería aunque la misión se complica. El trote esbelto y las generosas crines de los caballos delatan las localizaciones en España (Almería, Aragón, Navarra).

Alexandre Desplax, uno de los compositores para cine más interesantes de los últimos años, ingenioso, versátil y con un talento ecléctico que le permite moverse entre formas clásicas, jazz contemporáneo, folk e impresiones pop, renueva su alianza con el director francés -tan firme como la que mantiene con Wes Anderson– ofreciendo una partitura basada en un formato jazzístico hecho de tiempos sincopados y sutiles disonancias, vistosos elementos percusivos de piano y patrones rítmicos repetitivos. En suma, un acertado contraste dinámico que le confiere una distinguida y moderna sonoridad.

Título original: The Sisters Brothers (Les Frères Sisters)

Año: 2018. Duración: 121 min.

País: Francia

Dirección: Jacques Audiard

Guión: Jacques Audiard, Thomas Bidegain (Novela:Patrick Dewitt)

Música: Alexandre Desplat

Fotografía: Benoît Debie

Reparto: Joaquin PhoenixJohn C. ReillyJake GyllenhaalRiz Ahmed, Rutger Hauer