Para cuando ingresó en el grupo de Miles Davis , el saxofonista Dave Liebman venía de tocar con Elvin Jones y Pete La Roca, en ese terreno en el que él siempre se ha situado como nadie, entre el melodismo esquivo y el candente deudor de Coltrane y de las sinuosas construcciones de Dolphy a la flauta.  Se mantuvo en su grupo 18 meses. Miles nunca abordó el sonido enfebrecido y de apariencia caótica del free jazz, tan pujante desde mediados de los 60. En cambio, con su quinteto (Shorter, Hancock, Carter, Williams) había llamado a las puertas de la atonalidad sin traspasarla, convirtiendo la intensidad melódica y su temperatura, entre espacios abiertos y líneas cruzadas, en la fundación de un sonido y un encuadre colectivo que aún llega hasta hoy.

La transición desde Filles de Kilimanjaro (septiembre 1968) hasta Dark Magus (1973) comprende e periodo de transición del quinteto hacia el Miles eléctrico”, hacia el sonido fusión de funk sicodélico. También es la época en la que geniales jóvenes músicos van ocupando, entrando y saliendo, los lugares del quinteto, rotando y ampliando esas posiciones. A Hancock le suceden Chick Corea y Keith Jarrett, a Ron Carter Dave Holland, a Wayne Shorter  Dave Grossman y David Liebman, a Tony Williams Jack DeJohnette. Los convocados a esta sesión dirigida por el saxofonista coincidieron con él esos años e incluso grabaron un disco en 1973 (con Richie Beirach al piano) titulado First Visit (Philips Records). Allí Liebman tocaba exclusivamente la flauta, instrumento muy requerido en esos años de fusión.

 

Los convocados a esta sesión dirigida por el saxofonista Dave Liebman coincidieron con él esos años  de transición desde el quinteto hacia lo eléctrico de Miles Davis. Incluso grabaron un disco en 1973. Aquí se incorpora el piano de Kenny Werner en el lugar de Richie Beirach de aquél

Ubicados ene ese corto periodo de transición del quinteto al sonido eléctrico, pocas huellas quedaron de esos momentos en los que Miles ya había modificado su base rítmica con Corea, Holland y DeJohnette. Columbia no publicó esos testimonios aunque alguno queda de manera extraoficial (Gemini de 1969). Como si quisiera continuar donde lo dejó el genio mutante, Dave Liebman reúne, bajo el acertado título de Fire, elemento de la naturaleza que da calor y también luz,  a estos nombres incorporando en última instancia el piano de Kenny Werner.

El resultado es una música agitada, compacta y calurosa sesión de estudio, un riguroso y sólido ejercicio de composición e improvisación estimulante y vívido, situado en los límites de lo tonal aunque más cerca de un free jazz no memorístico sino estructurado y actual.  Este disco revive en el presente esos momentos “perdidos” en los que Miles ya pensaba en el fenómeno eléctrico, dejando atrás la historia del quinteto y en justa distancia del free. Si o fuera por los tiempos que corren, no sería tan incomprendido y casi molesto.

 

Dave Holland (contrabajo), Jack DeJohnette (batería), Kenny Werner (piano), Dave Liebman (tenor y  soprano saxofones, flauta).

Recorded April 2016 at Avatar Studios, New York
Mixed at CMP Studio, Zerkall, Germany.

Jazz Line 2018-Distrijazz

http://davidliebman.com/home/new_releases/fire/