En este espacio dedicado en su mayor parte a la música en sus distintas expresiones contemporáneas, es de justicia abrir una entrada a este talento nacido en youtube hace apenas tres años y que hoy es un fenómeno social en las redes con cientos de miles de seguidores. Cada uno de ellos esperan uno de esos vídeos, ha hecho una serie con su gira reciente por Europa, en los que realiza performances desde su habitación de hotel, elaborando un pegadizo tema en riguroso directo… y en calzoncillos. Porque, como de la noche a la mañana, sin pretender dedicarse a la música profesionalmente, Marc Ribellet, con extensa gira por EEUU y también Europa, dos en un año, se ha convertido una de las revelaciones más asombrosas de la industria musical del momento, que no es otra que la de Internet y los teléfonos móviles.

” Empecé subiendo vídeos medio en serio hará dos o tres años”. El primero colgado en youtube en 2016 es Headline Write Makes Headlines, una entrada que demuestra el intenso trabajo posterior que ha realizado, tomando a Reggie Watts como referente, para crear su personaje, integrar humor, espontaneidad y excentricidad a la altura del control de una música disparada en tiempo real y, en suma, definir un formato de puesta en escena. Sin poco más que añadir sobre su vida, salvo que empezó antes de ayer, así se presenta un joven creador que en su web prefiere que sea una seguidora francesa quien le defina. Aunque se sabe de la muerte de su padre,  inmigrante parisino que llegó a los Estados Unidos con 15 años, el pasado 2018, no hay muchos datos biográficos. Nació en Canadá pero creció en Dallas y temporalmente en New Jersey. Empezó a tocar el piano con 4 años y tanteó la clásica, cantó en un coro de la Manhattan School of Music y aprendió de manera autodidacta a improvisar sobre blues y “jazz”; entrecomilla él mismo jazz porque, como en este género, nunca sabe lo que va a hacer a continuación. Le encanta el soul y el funk, y dedicó infructuosamente 10 años de su vida a un proyecto musical titulado Leae.

 

Tomando a Reggie Watts como referente, saliendo de youtube para conquistar los escenarios, Marc Rebillet ha creado un personaje histriónico perfecto en el que integra a un músico con talento y a un actor-humorista. Espontaneidad y excentricidad a la altura del control de una música muy diversa disparada en tiempo real

Lo interesante de este auténtico fenómeno de masas es que hay un músico detrás que, a diferencia del Dj, hace visible su creación al público. Alguien dotado de un oído que ha escuchado muy buena música y que además canta y habla con un discurso propio, no muy original pero suyo. Tiene perfectamente encajada en su cabeza los cimientos vocales y los patrones rítmicos del soul, el blues, el funk, el dance, la electrónica y el hip hop, como demuestra su reciente directo desde Londres (ver vídeo abajo). Desde su teclado monitorizado desde el MAC para la biblioteca de sonidos, construye y ensambla sus temas en un directo que adquiere el rango de performance, no ya por mandar señales recurrentes en su speech con micro, o por su baile centrifugado, o sus muecas con cara de cómic, a fin de cuentas, lo que Rebillet ofrece es un espectáculo único, siempre distinto, basado en inteligencia, improvisación, humor y complicidad.