Han aparecido casi de forma consecutiva tres publicaciones a trío en este sello. En primer lugar las dos jóvenes talentos, ambos, el primero más que el segundo, con proyección comercial.  Shai Maestro  presentó The dream Thief y justo después Yonathan Avishai, acompañante del trompetista Avishai Cohen, lo hizo con Joys and Solitudes. Entre medias el noruego Mats Eilertsen debuta en disco con un grupo con el que venía funcionando desde hace tiempo. Es éste último con  And then Comes the Night el que más nos interesa comentar. Los otros dos se ciñen en exceso a la personalidad que promulga el sello para el nuevo piano. Ambos pecan de amanerados y autocomplacientes, de sonido dotado de impostada solemnidad y refinación, rozando lo cursi y manifestando una deuda, acentuada en la producción, con la estela de Brad Mehldau. Con aciertos parciales pero en general de significado hueco y lleno de clichés pianísticos del momento, nos queda la distancia y personalidad del trío de este contrabajista  .

Junto a Tyrgve Seim, Mats Eilertsen es posiblemente uno de los músicos más requeridos de la escena noruega en proyectos que buscan la frontera de estilos y timbres entre el folk noruego y la música medieval junto a Nils Økland  y Sinikka Langeland y por supuesto, sobre todo en sus grupos más numerosos como Rubicon, el jazz y la improvisación contemporáneos como disolvente aglutinador. Por su parte, el trabajo de otro gran músico de la misma generación noruega, Thomas Strønen, aporta a este trío una construcción percusiva de contrapesos y volúmenes en los registros graves dibujando figuras que evitan las simetrías y las convenciones. El pianista Harmen Fraanje, a quien hemos podido conocer y disfrutar acompañando a Ernst Reijseger, por procedencia holandesa y condición de independiente,  habiendo trazado mapas de enorme belleza y versatilidad rítmica y melódica junto al chelista en sus proyectos africanos, se descubre aquí en un contexto de lirismo evanescente pero bien apegado a la tierra.

 

Más allá del equilibrio de voces a tres, cuestión de la que adolecen los dos discos de los pianistas israelíes,  es la dimensión del sonido, la madurez, naturalidad y profundidad  expresiva la que hace sobresalir a esta propuesta al tiempo que nos recuerda al gran Bobo Stenson. Música que resuena desde lo más íntimo a las alturas, de sonido expansivo y profundo definido en tiempos lentos y colgantes que consiguen una expresión atmosférica de la melodía, perfilada por contrabajo (registros imposibles con arco en agudos emulando una voz) y piano,  entre los volúmenes latentes de la percusión.

AND THEN COMES THE NIGHT

MATS EILERTSEN TRIO

Grabado en febrero de 2018 en Lugano. ECM Records 2019-Distrijazz