“Grabar sonidos es colocar un marco alrededor de los mismos. De la misma forma que una fotografía enmarca un entorno visual que puede ser analizada y detallada, una grabación aísla un entorno sonoro y lo convierte en un evento repetible, susceptible de ser examinado”

Ray Murray Schafer

Todo empieza como en un viaje, algo llamativ0 anuncia un destino. Es uno de los recursos canónicos de la Música Concreta, la creada por Pierre Schaffer en los estudios radiofónicos en Francia (L´oeuvre musicale, 1947-79, INA). Ellos usaban referencias orquestales sacadas de contexto, probando afinaciones y mucha conexión con lo visual, con el cine desde el comienzo, el de Walter Ruttmann para Weekend (1930). Herbert Distel, que está en línea con un Luc Ferrari esplendoroso aunque sin su tendencia voyeur. Abre abruptamente la ventanilla sonora de su tren, un acontecimiento se anuncia, el movimiento da comienzo y escucha a través de ella.

El viaje da comienzo. Es algo impactante, magnético,  por una plasticidad cambiante, por una alquimia de factura hermosísima y también poderosa. En estas tres obras mantiene ese flujo en continuo con la partida, con el origen, buscando en el surco la mutabilidad de lo tangible, de los sucesos que quedan inscritos en las railnotes. El zapping sonoro viaja sin atropello sobre un mismo cauce conceptual o ritmo respiratorio, pero su ensamblaje, gracias al tratamiento acústico artesanal de sorprendente fuerza y calidad, le confiere nuevos enunciados y secuencias, significados nuevos en una construcción en cadena que se extravía de sus ejes radiales.

Artista plástico, pintor, escultor, cineasta y artista sonoro, tras interesarse por grabaciones de la NASA en los años 70, presentó Die Reise en 1985 y después La Stazione en 1990. Travelogue de 2015 reformula este ciclo magistral de altísimo nivel constructivo y evocativo, basado en viajes en tren donde naturaleza e industria se alían en poderosa asociación libre

Todo empezó en Die Reise, un trabajo más en bruto del material de campo pero la esencia de esta química orgánica que suma naturaleza, sonidos de animales como cigarras (pretendía dar un aire mediterráneo a las escenas), industriales propios de la maquinaria y del traqueteo del tren, de sirenas, trasiego de gente, voces de altavoces anunciando horarios y destinos en las estaciones de Zurich y Milán. La Stazione es un paso enorme en la elaboración de insinuaciones y evidencias de los objetos en tránsito. Es importante señalar que el recorrido impide la forma collage, tan usada en esta disciplina, no es ese el motivo del autor, un viaje no es un collage, un viaje es un lapso de tiempo en el que transcurren cosas con una direccionalidad. La Stazione es un punto.

El ritmo es un valor que no se hace evidente, va pentrando poco a poco en este hermosísimo trabajo de una calidad, potencia, volúmenes y fuentes que sobrecogen. La memoria es narrativa, los sonidos también

Travelogue es la más sofisticada de las tres, aquí se da una mayor cumulación de fuentes y ello le confiere más velocidad. Los loops, ya usando términos más reconocibles y actuales, dotan a los accidentes casi de pensamiento de rítmico inconsciente. El ritmo es un valor que no se hace tan evidente, va pentrando poro a poco en este hermosísimo trabajo de una de una calidad y potencia, de masas y fuentes que sobrecogen. No importa la edad. Importa la memoria creativa que hagamos de los sonidos. La memoria es narrativa, y los sonidos también.

Label: Hatology 2-594-1990Hatology-734-2015
Recorded between 1984 and 1990 by Gil Distel and Herbert Distel.

Personnel: Herbert Distel-composer, recordings. Gil Distel-recordings
Felix Hochuli-
guitar, African piano